Tener una oficina virtual es mucho más que ahorro. Hoy, no tan solo los emprendedores optan por este servicio, sino que también las empresas que no requieren de un espacio físico permanente para impulsar su negocio. Pero, ¿de qué tratan estas sedes? ¿Qué incluyen? ¿Por qué son tan beneficiosas y cómo han evolucionado? Te lo contamos en KickOff.

Mucho se habla de las oficinas virtuales, pero pocos saben bien qué son o de qué tratan. Una oficina virtual es una dirección comercial para darle sede a tu negocio cuando no tienes un lugar físico. ¿Y por qué tu negocio debiera tener una dirección? Porque es requisito al iniciar actividades con el Servicio de Impuestos Internos (SII) y tu casa o la de algún cercano no es válida para estos efectos. Acá destaca el primer gran beneficio de este servicio: suele ocurrir que, cuando decides emprender, tu capital no es suficiente para arrendar un espacio físico o prefieres destinarlo a otro ítem. Bajo ese argumento, una oficina virtual es una excelente opción porque es notoriamente más económica que un arriendo y es algo que sí o sí necesitas para seguir avanzando.

Y no tan solo la o el emprendedor opta por una oficina virtual, quienes también están prefiriendo este servicio son las empresas ya constituidas pero que no requieren de un espacio físico de trabajo “24/7”, por lo que prefieren ahorrar ese arriendo de alto costo, el cual no se aprovecha. Este contexto ha generado que el negocio de las sedes virtuales también evolucione como una opción mucho más flexible por menos dinero. Las empresas se dieron cuenta de que la cantidad de horas que puede pasar un trabajador sentado en una oficina frente a su jefe no es equivalente ni imprescindible para su eficiencia. La deslocalización del trabajo surgió como una alternativa al verificar que los objetivos de cada profesional pueden ser llevados a cabo –y cumplirlos- desde cualquier lugar.

Tener una oficina virtual no significa que el lugar no exista. Al contrario, puedes contratar una y citar ahí a tus clientes para atenderlos o tener reunión por un tiempo limitado. Incluso, puedes tener una o un recepcionista encargado de recibir tu correspondencia y atender llamados. Normalmente, estos dos servicios vienen con la oferta de una oficina virtual, así como la dirección Comercial y Tributaria y un número de teléfono exclusivo para tu empresa.

Además de que es una opción más económica, tener una oficina virtual tiene varias otras ventajas:

  • Suelen estar ubicadas en lugares privilegiados y/o estratégicos desde el punto de vista comercial.
  • Tu objetivo de construir un negocio rentable y útil no se ve empañado por la preocupación de un espacio físico. Hay tareas que aumentan la carga laboral y que pueden externalizarse. De eso se encarga una oficina virtual. En ese sentido, son más cómodas.
  • Tu imagen toma mayor seriedad. No es lo mismo presentar tu negocio desde el escritorio de tu casa a darle una dirección comercial. Tener una sede asentada es esencial para tus clientes.
  • Si son un equipo, el hecho de que trabajen a distancia podría impactar positivamente en su bienestar profesional y personal. También, la oficina virtual podría ser el lugar de trabajo para alguno de ellos, en caso de que la distancia de alguno sea impedimento.

 

Y tú, ¿qué esperas para impulsar tu negocio con nuestra oferta de oficinas virtuales? ¡Contáctanos!

Abrir chat