Dos siglas que aparecen constantemente en el mundo digital son UX y UI. La primera, es el acrónimo de User Experience (o experiencia de usuario), es decir, cómo la persona percibe tu web y se maneja en ella. La segunda es la User Interface (o interfaz de usuario), o sea, qué va a utilizar en tu web. Pero, ¿sabes realmente cómo influyen ambos términos en la efectividad de tu negocio?

Para que la experiencia del usuario sea efectiva y vuelva a visitar tu tienda online o cualquiera sea tu sitio, lo primero que debes pensar al momento de redactar es, justamente, en el usuario, porque “la buena experiencia requiere de una buena redacción”. Entonces medita:

  • ¿Quién está leyendo este contenido?
  • ¿Qué quiere lograr con él?
  • ¿Qué idioma habla?
  • ¿Qué limitaciones tiene?
  • ¿Qué sabe sobre mí?

Es decir, antes de crear cualquier sitio, debes saber cuál y cómo es tu target porque, en base a esa información, decidirás qué colores utilizar, cómo deben ser las imágenes y qué vocabulario usarás.

Hay un libro escrito por Steve Krug que se llama “No me hagas pensar”, donde habla de la usabilidad en la web y de que, precisamente, al usuario no hay que hacerlo pensar tanto para tomar decisiones en tu página. Es decir, construye una web fácil, simple y entendible, donde rápidamente quien navegue en ella pueda encontrar un menú eficaz y, en lo posible, estático, pues el mismo Krug señala que un menú fijo hace que el usuario no pierda tiempo ni se esfuerce tanto por llegar a la información que busca. Jerarquiza en él los temas según su relevancia, con enlaces directos precisos, con íconos claros que indiquen qué verá o qué hay en tal pestaña. Facilita la navegación. Como dice el autor, “para crear un sitio debes evitar las interrogantes”.

No olvides las tendencias en la web. Los usuarios ya nos acostumbramos a los buscadores, ¡a todo le encontramos respuesta en Google! ¿Por qué no agregar uno en tu sitio? Procura que su acceso sea el más claro y notorio posible, por ejemplo, en el header. Si tienes un blog, déjalo estático. Las “sugerencias de búsqueda” y el uso de filtros también son valorados, pues permiten un acceso a la información más rápido y directo, sin necesidad de que el usuario tenga que navegar por toda tu web para encontrar lo que busca.

No olvides que medir la experiencia del usuario también es importante y hacerlo puede ser bastante sencillo. Pídeles a tus usuarios que te evalúen, por ejemplo, marcando cierta cantidad de estrellas. Mientras más estrellas te den, mejor fue la experiencia en la web. O puedes mandarles una encuesta (precisa y concisa) preguntándoles cómo fue navegar en tu sitio y qué cambios le harían para mejorarlo. Una herramienta un poco más avanzada son los mapas de calor, los que te indicarán dónde el usuario sitúa su mirada al ingresar, o sea, te dirá qué puntos de la pantalla son los más relevantes a la hora de navegar.

¿Te sirvió este contenido? ¡No olvides compartir los #consejoskickoff en tus redes!

Abrir chat