¿Tener una tienda online y vivir de ello? Sí, hace años eso parecía una utopía, pero hoy es una realidad a la que muchos se están sumando. Gracias a la tecnología y a las múltiples herramientas que encontramos en internet, emprender con un eCommerce es una opción viable, pero para alcanzar el éxito y –sobre todo- para que sea rentable, hay que construirlo de forma correcta. En KickOff te damos los pasos para lograrlo.

Tienes tu negocio, tienes la idea de cómo va a lucir la web, tienes claro qué venderás y a quién. Ahora la pregunta es, “¿Qué tecnología debo usar?” Porque no siempre hay que escoger la que está de moda, sino la que se adecúa mejor a tu negocio.

  • Escoge la plataforma

  • Desarrollo a medida: tal como lo dice, es la plataforma de eCommerce construida específicamente para tu negocio, pero requerirás de un equipo de planta que la implemente y ejecute.
  • Plataformas SAAS (Software As a Service): no necesitas contratar servidores ni un equipo técnico de desarrolladores, más bien son plataformas que requieren de una contratación mensual para funcionar, como Shopify o Wix.
  • Plataformas In House: son las que están pre desarrolladas. A medida que crezca tu eCommerce y para mantenerla, necesitarás de un equipo especializado. Prestashop y Magento son ejemplos de esta categoría. 
  • Diseña y trabaja el contenido del sitio

  • La descripción de productos es clave: recuerda que tu cliente no te tiene físicamente para resolver sus dudas. Por eso, no le des espacio para que surjan. Destaca productos, ordena la información en apartados, jerarquiza, detalla aspectos técnicos, utiliza una narrativa adhoc a tu marca, dirígete a tu cliente y no a un público general, dale confianza, se amigable y define bien tu lenguaje de marca.
  • Las buenas imágenes hablan por sí solas: junto con una buena descripción, son la pareja perfecta. Hay estudios que demuestran que las emociones juegan un rol primordial en el proceso de compra y, a través de las fotos, las puedes transmitir. Otros señalan que, de cada producto, hay que tener de 3 a 5 fotos y una de ellas debe ser del producto en uso.
  • Haz que la experiencia de compra sea amigable y repetible: que la página cargue rápido, que el menú muestre claramente las categorías y subcategorías, que exista un filtro para las búsquedas, que hayan varias formas de pago así como alternativas de despacho y que incorpores elementos como “añadidos recientemente” o avisos de “renovación de stock”, incentivarán al usuario a comprar ahora y en una próxima oportunidad.
  • Preséntate y responde

  • Que te conozcan como si estuvieran cara a cara: el “Quiénes somos”, “Nosotros”, “Equipo” o similares son pestañas importantísimas para tener mayor acercamiento con tus consumidores. Cuéntales tu historia, cómo nació el negocio, cuál es la visión y sus valores, quiénes lo componen y diles dónde te pueden contactar (whatsapp, correo, etc). Es una muy buena manera de fidelizar y generar confianza. 
  • Preguntas Frecuentes: la pestaña de las dudas más comunes entre tus clientes es obligatoria, pues las consultas que se repiten a menudo tienen ahí las respuestas. Así, evitas que abandonen el proceso de compra por no saber algo. Cómo es el proceso de cambio de un producto, los medios de pago y las garantías de ellos–entre otros- deben ir en esta sección. 
  • Establece las reglas desde un principio

  • Cubre todos los flancos: Términos y Condiciones, Garantías, Cambios y Devoluciones, Políticas de Despacho… todo el detalle de tu negocio y cómo le impacta al consumidor a la hora de comprar tu producto o contratar tu servicio debiera estar reflejado en tu sitio. Hará que tu emprendimiento se vea muy bueno porque es un negocio transparente y transparencia = confianza. 
  • Cuenta con un sitio seguro

  • SSL (Secure Socket Layer): por ejemplo, si ingresas a amazon.com verás que en la parte superior izquierda, al lado de la URL, hay un símbolo de un candado. Eso es un símbolo de que el sitio tiene un certificado de seguridad, es decir, los datos (personales y/o bancarios) de los usuarios no “corren riesgos” en la web. Recuerda que en el eCommerce los consumidores pagan días antes de recibir y ver/tocar el producto. El SSL asegura a los compradores de tu sitio quién eres y que sus datos están a salvo. 

¡Guarda el secreto!: la protección de datos personales es un derecho. Por eso, si un usuario te los entrega, no los divulgues, no los compartas, protégelos, VALÓRALOS.

Abrir chat