Ya sea porque quieres reforzar un área de tu rubro, capacitarte en una nueva o simplemente porque tienes ganas de aprender algo distinto, las plataformas de e-learning son tu mejor aliado. Porque si trabajar de forma remota hoy es una “nueva realidad”, educarte sin moverte de tu escritorio también es factible.

Las plataformas de educación online, o e-learning, existen desde mucho antes que la llegada del Covid-19. Sin embargo, la convivencia con el virus impulsó a nuevos usuarios a descubrirlas, inscribirse y utilizarlas. Algunos por necesidad, otros como hobbie, lo cierto es que el 2020 ha sido un año movido para esta modalidad. Y si bien sus principales objetivos son enseñar, reforzar y capacitar, durante este difícil periodo ha cumplido con otro igual de importante: distraer.

En cuarentena, dichas plataformas han tenido un crecimiento estimado entre 150 y 400%. Debido al complejo escenario y al confinamiento, muchas se motivaron a habilitar cursos gratuitos que solían ser de pago, lo que también incentivó a los usuarios a utilizarlas por primera vez sin necesidad de que existiera una transacción monetaria de por medio. Son los llamados MOOC, acrónimo en inglés de Massive Online Open Courses, o Cursos en Línea Abiertos, los que también son una herramienta muy útil para los empleadores, pues ofrecen programas de capacitación a los que pueden optar los empleados de una empresa de forma gratuita.

Las innovadoras plataformas de e-learning son casi como ir a la universidad: muchas de ellas otorgan certificados al término del curso, distribuyen las materias por semanas, asignan tareas y solicitan un examen para aprobar. Además de poder acceder en cualquier momento, otra de sus grandes ventajas es que el o la estudiante puede administrar y organizar el avance de los contenidos, lo que también permite que cada un@ organice el tiempo que le dedica al estudio.

 

    Pero más allá de utilizarlas para reforzar conocimientos o como medio de capacitación, las plataformas de e-learning son también una oportunidad para que el usuario haga algo que siempre quiso pero nunca dio el paso. Varias de ellas están enfocadas en el e-commerce, el mundo digital, Recursos Humanos, emprendimientos, tecnologías de la información, ciencias, matemáticas y áreas bastante específicas. Pero también, ofrecen cursos donde se puede aprender a pintar en acuarela, bordar y hasta tocar un instrumento. La educación en línea de hoy logra abarcar todos los intereses de una persona, desde los profesionales hasta los más cotidianos.

     

    ¿No sabes cuál plataforma de e-learning usar? ¡Inténtalo con estas opciones!

    • Coursera
    • Platzi
    • Domestika
    • Crehana
    • Google Skillshop
    • Cursos de SENCE
    • Facebook Blueprint
    • InLearning (de Linkedin)

    Colegios y universidades online

    Con la pandemia, ha quedado aún más claro que el mundo físico no es igual al digital. Y en el ámbito de la educación eso también se hace notar. Porque dictar un postgrado online no es simplemente grabar un video y subirlo a la web de la institución. Hay una serie de “condiciones” que se deben cumplir para que la experiencia del estudiante sea satisfactoria e igual de relevante a estudiar en un lugar físico: debe existir una lógica interactiva, dinámica y centrada en el alumno, con un diseño adhoc y evaluaciones permanentes que también garanticen la personalización de la educación.

    Existen dos modelos de formación online: sincrónico o en vivo, es decir, el estudiante debe cumplir días y horarios para “asistir” desde su computador a las clases virtuales; y el asincrónico, que son las plataformas que suben los contenidos y el alumno los trabaja y estudia a su ritmo.

    La tecnología es nuestro punto de encuentro. Nos acerca a quienes están más lejos, pero también nos ayuda a no perder el hilo de la educación. Y hoy es mucho más que el puente por donde habita la información. El e-learning nos mantiene activos, actualizados, nos permite conocer expertos del rubro que nos interesa, nos distrae, nos abre puertas y nos invita a nunca dejar de aprender.

    Abrir chat