Entre cuarentenas y el cierre del comercio, el mundo de las ventas online ha sido –probablemente-

el mayor ganador de la pandemia junto a las plataformas de conexión en vivo, como Zoom. Con un histórico incremento en sus ganancias y en el número de usuarios activos, los Marketplaces se han convertido en un infalible a la hora de comprar, pero también, han sido puestos a prueba por los consumidores en cuanto a su gestión, rapidez y veracidad.

Para hablar de este tema, lo primero que debemos entender es qué es, precisamente, un Marketplace. El término se refiere a una empresa que actúa como plataforma online para que otras tiendas o marcas vendan y anuncien sus productos. Yapo, Mercado Libre, Amazon y Linio son claros ejemplos de Marketplace.

Y justamente este último ha sido uno de los grandes triunfadores. Según lo señalado en La Tercera, en marzo, Linio registró un alza de 160% en comparación al mismo periodo en 2019. Al mes siguiente, sus ventas crecieron un 330% en relación al año pasado. Durante abril y mayo, las sesiones en la plataforma fueron tres veces mayores en comparación a 2019 durante los mismos meses.

Por su parte, Mercado Libre duplicó sus unidades vendidas en marzo y, en abril, superó el millón de envíos, algo que en 2019 no se vio. Y si bien cuando comenzó el confinamiento los productos más solicitados eran los relacionados a la crisis sanitaria (las ventas de alcohol gel aumentaron en más de un 1.000%), al pasar el tiempo de encierro los consumidores dieron un vuelco y comenzaron a satisfacer otro tipo de necesidades. Durante la primera quincena de mayo y en comparación al mismo periodo del año pasado, algunas de las categorías que más crecieron fueron: computación (429%), electrodomésticos (391%) y hogar y muebles (264%).

Pero las ventas no han sido los únicos números positivos de los Marketplace. El aumento de nuevos vendedores que se quieren sumar a las plataformas también es un ingreso para ellas. Y no necesariamente deben ser marcas de renombre. Linio, por ejemplo, tuvo su mayor alza con la llegada de pequeños comercios, quienes representan más del 80% de sus nuevos vendedores. Lo mismo con Mercado Libre, donde han llegado pymes para lograr abarcar un mayor público y darse a conocer al lado de marcas consolidadas.

¿Sabías que, a nivel latinoamericano, y según datos de Kantar, un 40% de usuarios ha comprado por primera vez en un ecommerce durante la pandemia? Y es altamente probable que la buena experiencia los anime a repetir la compra, puesto que un 73% de ellos afirmó que lo volvería a hacer. Bajo este contexto, Mercado Libre confirmó un remarcable crecimiento en los países donde se encuentra: creció un 52% en Argentina, 112% en México, 119% en Colombia y hasta un 125% en Chile, respecto al mismo periodo de 2019.

Los Marketplaces y el ecommerce, hoy más que nunca, llegaron para quedarse. Las empresas que veían como proyecto a largo plazo vender de forma online, gracias a la pandemia tuvieron que sacar adelante esta idea de un día para otro y adaptarse rápidamente a esta nueva modalidad: cumplir con los envíos, demostrar credibilidad, enganchar a nuevos consumidores, garantizar un proceso de compra eficiente y hasta modificar su web, además de entender que la compra online es una acción más racional que impulsiva. Y tú, ¿qué consumidor eres: todo a un par de clicks o no hay nada como la compra in situ?

Abrir chat